La OMS exhortó a detener el Covid-19 “ahora”, sin esperar a que esté lista la vacuna

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

“Podemos detener la Covid-19, no tenemos que esperar la vacuna, tenemos que detener la pandemia ahora; debemos apoyar y acelerar con la vacuna, pero también debemos salvar vidas ahora, usando las herramientas que tenemos”, afirmó Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La OMS exhortó a detener el coronavirus “ahora”, sin esperar a que esté lista la vacuna
La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este lunes que es posible detener “ahora” la pandemia de coronavirus, sin necesidad de esperar a que esté disponible alguna de las vacunas que están desarrollándose, mientras la enfermedad siguió sin retroceder en los países más afectados y reapareció en otros que habían dejado atrás el peor momento.

“Con un fuerte liderazgo, la participación de la sociedad y una estrategia integral para suprimir la transmisión”, así como con medidas adecuadas de salud pública, “puede detenerse el coronavirus como se detuvo el ébola”, agregó el director general de la OMS, el nigeriano Tedros Adhanom Ghebreyesus, en teleconferencia de prensa desde Ginebra.

El director de Emergencias de la OMS, Michael Ryan, calificó como “una buena noticia” los avances en la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford, según los resultados de un ensayo con 1.000 voluntarios, pero advirtió que aún falta “un largo camino” porque habrá que “probarla en grupos más grandes de población”.

Además, “tendremos que priorizar quién tendrá qué vacuna al principio, según la que esté disponible, y tendremos que diseñar políticas y prioridades para el mejor uso de esas vacunas”, agregó Ryan, según las agencias de noticias ANSA y Europa Press.

Mientras tanto, en Estados Unidos -por lejos el país más afectado, con 26,03% de los casos confirmados y 23,14% de las muertes en todo el mundo, según la Universidad Johns Hopkins (JHU, en inglés)-, los contagios siguieron multiplicándose principalmente desde los estados sureños.

Sólo Florida completó siete días consecutivos con más de 10.000 casos nuevos sobre un promedio nacional de 71.000, mientras en Nueva York -primer epicentro de la pandemia en el país-, el gobernador Andrew Cuomo amenazó con volver a cerrar los bares tras detectar reuniones masivas que violaron las restricciones impuestas para la reapertura.

En ese contexto, el gobierno comenzó a negociar con el Congreso un nuevo paquete de ayuda económica que podría rondar el billón de dólares, con el oficialismo republicano reticente a ampliar los subsidios por desempleo y a rescatar a administraciones regionales cuyos problemas financieros son previos a la pandemia.

En Brasil -segundo país más golpeado por la Covid-19, con 14,37% de los casos y 13,07% de los decesos en todo el mundo-, se superó este lunes la barrera de las 80.000 muertes y dos ministros del gabinete, Onyx Lorenzoni (de Ciudadanía) y Milton Ribeiro (de Educación), informaron que se contagiaron, tal como le sucedió hace dos semanas al presidente Jair Bolsonaro, quien todavía no fue dado de alta.

India -el tercer país con más casos confirmado en todo el mundo- volvió a batir este lunes su récord diario de nuevos contagios, con más de 40.000, aunque el total de contagios acumulados desde el comienzo de la pandemia, de poco más de 1,11 millones, todavía resulta muy bajo en relación con su población, de más de 1.350 millones de habitantes.

En cambio, Rusia -el cuarto país con más casos- registró este lunes menos de 6.000 contagios nuevos por primera vez desde el 29 de abril pasado y sólo tenía 211.457 enfermos activos, mientras 553.602 ya se curaron, según datos oficiales.

En México -séptimo país con más casos, con cerca de 350.000-, la cámara de los fabricantes de bebidas gaseosas reaccionó este lunes airadamente después de que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, calificara a esos productos como “veneno embotellado”.

A juicio de los empresarios, esas declaraciones “estigmatizan a una industria que cumple a cabalidad con todas las normas y regulaciones” y se basaron en “prejuicios e información imprecisa”.

Por otra parte, se reiteraron este lunes preocupaciones en varios países que ya habían reanudado la mayoría de sus actividades tras superar el pico de la curva de contagios de Covid-19 y están registrando rebrotes de la enfermedad.

En Alemania se detectó un nuevo foco con al menos 66 contagios en una planta avícola en Lohne, Baja Sajonia, y dejó a esa región con una tasa de infecciones semanales de 41,13 por cada 100.000 habitantes, cuando el máximo tolerado antes de establecer medidas restrictivas es de 50.

Ese brote se verificó pocas semanas después de que se registrara otro de más de 1.500 infecciones en otro matadero en Gütersloh, en Renania del Norte-Westfalia, donde sí se restringió la circulación de personas y otras actividades.

En Japón, que tiene apenas alrededor de 26.000 casos confirmados y 1.000 muertes desde el comienzo de la pandemia, la preocupación se debe al sostenido aumento de los nuevos contagios en los últimos días, principalmente en Tokio, y a que buena parte de ellos afecta a menores de 30 años.

En Hong Kong, expertos médicos afirmaron que el gobierno debería aplicar medidas de confinamiento si continuara creciendo sin control la cantidad de nuevos contagios, que ayer fue récord, con más de un centenar.