El Gobierno prorrogó la suspensión de despidos hasta septiembre

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Alberto Fernández firmó un decreto que extiende la prohibición de desvinculaciones en medio de la pandemia.

Por Ezequiel Orlando Y Lucas Bo

El presidente Alberto Fernández firmó un decreto que prorroga la suspensión de los despidos desde que termine la vigencia del actual a fin de mes y hasta el 30 de septiembre, como adelantó El Destape. Si bien el Ejecutivo prepara medidas que estimulen la reactivación incipiente en la actividad, el gabinete económico reconoció que muchas empresas aún mantienen niveles bajos de actividad, para las que les mantendrán los préstamos blandos con financiamiento estatal. Para acompañar la recuperación también pagarán el programa de asistencia al trabajo y la producción (ATP) por cuarto mes consecutivo.

“Prorrógase la prohibición de efectuar despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor por el plazo de 60 días contados a partir del vencimiento del plazo establecido por el decreto 487/20”, reza el proyecto de decreto al que El Destape tuvo acceso. Además, se extendió la veda de las suspensiones por fuerza mayor o falta o disminución de trabajo en el mismo período. Las excepciones son las comprendidas en el artículo 223 bis de la ley de contrato de trabajo.

La normativa resalta que los despidos y las suspensiones que violen esta prohibición “no producirán efecto alguno, manteniéndose vigentes las relaciones laborales existentes y sus condiciones actuales”.

Poco después de decretar el aislamiento social, Fernández prohibió los despidos para proteger el empleo a través del DNU 329, en el que establecía que se prohibía las desvinculaciones “sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor” por 60 días desde marzo. Esto fue extendido de mayo a julio y ahora lo renovó de modo de proteger a los empleados para que las empresas que permanecen cerradas e incluso aquellas que se reactivaron no socialicen las pérdidas mientras el Estado las compensa con subsidios y créditos para que justamente mantengan esos puestos de trabajo.

Fuente: El Destape