Alicia Dickenstein, la argentina entre las cinco ganadoras de un premio mundial.

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

La matemática ganó el 23° Premio Internacional L’Oréal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia”, hecho que le fue informado este jueves por la madrugada desde París.

Este año, el premio L´Oreal UNESCO para Mujeres en Ciencia para Latinoamérica y el Caribe es para la profesora Alicia Dickenstein, del Departamento de Matemática perteneciente a la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA.

Es la novena argentina en recibir este premio de reconocido prestigio internacional y la primera ligada a las matemáticas del país. Lo obtuvo junto a otras cuatro mujeres ternadas, según anuncios de los organizadores.

El galardón es uno de los premios de mayor prestigio a nivel internacional, reconociendo y promoviendo el trabajo de las científicas a cada año.

En la reciente edición, e premiaba investigación en ciencias de la materia, matemáticas e informática. Es así que además de Dickenstein, se les otorgó un premio a la química keniana Jane Catherine Ngila, la química japonesa Kyoko Nozaki, la informática israelí-estadounidense Shafrira Goldwasser y la astrofísica francesa Françoise Combes.

Los reconocimientos no son una excepción para la profesora que ya ha sido la primera directora femenina de la Facultad de Exactas, puesto que ha recibido previamente el premio TWAS, fue vicepresidenta de la Unión Matemática Internacional, es fellow y profesora invitada de distintas universidades extranjeras entre muchas otras distinciones.

En charla con Telam, la matemática de 66 años expresó: “Me siento sumamente honrada. Las otras dos matemáticas que recibieron el premio años anteriores son sumamente importantes: una es Ingrid Daubechies, única mujer que fue presidenta de la Unión Matemática Internacional, y la otra fue la francesa Claire Voisin; ambas brillantes”.

“De pronto veo que me llaman, y casi no atiendo; lo hice porque vi que era de Francia, y escuché que una mujer me hablaba en inglés con acento francés. Estaba tan sorprendida que me llevó un rato entender que había ganado el premio. Fue muy emocionante, realmente inesperado”, contó satisfecha advirtiendo que se enteró del premio mientras estaba en una reunión de zoom con la astrofísica Gloria Dubner.

Alicia Dickenstein se doctoró a los 27 años en Ciencias Matemáticas por la Universidad de Buenos Aires. Empezó su carrera docente como ayudante de segunda en 1975, y poco más de dos décadas después, en 1996, fue la primera directora del Departamento de Matemática de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, donde desde 2009 es profesora regular titular plenaria. Allí se desempeña como investigadora superior del CONICET, organismo al que ingresó en 1985. Y desde ese lugar fue directora de tesis de una veintena de jóvenes matemáticos.

Los encargados de definir la distinción enunciaron en un comunicado que la científica fue recompensada por “sus trabajos excepcionales a la vanguardia de la innovación matemática, aplicando la geometría algébrica al ámbito de la biología molecular”.

“Sus investigaciones permiten comprender las estructuras y los comportamientos precisos de las moléculas y las células, incluso a una escala microscópica. Con su trabajo en la frontera entre las matemáticas puras y aplicadas, construyó vínculos importantes con la física y la química y permitió a los biólogos adquirir una comprensión estructural profunda de las reacciones bioquímicas y de las redes enzimáticas”, agregaron.

Las otras argentinas que recibieron el galardón en la categoría de “Laureadas” (es decir a la trayectoria) fueron Mariana Weissman (2003); Belén Elgoyhen (2009); Cecilia Bouzat (2014); Andrea Gamarnik (2016); Amy Austin (2018), y Karen Hallberg (2019); en tanto que Julia Etulain (2017) y Maria Molina (2019) fueron premiadas en la categoría de Rising Talent (talento en ascenso).

El premio ha reconocido más de 3.400 investigadoras y científicas desde 1998, de las cuales cinco concluyeron siendo premio Nobel. Sin embargo, un informe de la UNESCO distingue que sólo el 33% de las personas que realizan investigación son mujeres, y más allá de que hubo un crecimiento, “la evolución es lenta en particular en física, matemáticas, informática e ingeniería”.

Incluso, tan sólo el 12% de aquel 33% mencionado son miembros de academias nacionales de ciencias de todo el mundo, algo que claramente debiera modificarse.

Directora General de la Fundación L’Oréal, Alexandra Palt, manifestó: “La invisibilización de las mujeres en la ciencia es todavía muy significativa. Hoy en día, menos de 4% han recibido un premio Nobel científico y el techo de cristal sigue siendo en la investigación”.

“Es absolutamente necesario aspirar a una transformación profunda de las instituciones, de la enseñanza y promoción de las investigadoras, del sistema en su conjunto. Mientras persista el desequilibrio de género en la ciencia, nunca podremos enfrentar los desafíos de una sociedad inclusiva o abordar los problemas científicos que enfrenta el mundo”, finalizó.

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *