Inicia la paritaria nacional docente, mientras la comunidad educativa de la Villa 31 se manifiesta por el inicio de clases

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Nicolás Trotta se reunirá este jueves con los principales gremios para dar comienzo oficialmente a las paritarias docentes a nivel nacional.

El jueves comenzará la Paritaria Federal 2021, con la participación de los cinco sindicatos con representación nacional, que reclamarán un aumento salarial superior al 29 por ciento para equiparar el proceso inflacionario.

El ministro de educación sostuvo que en el encuentro se va a discutir, debatir y escuchar cada una de las posiciones de los cinco sindicatos nacionales.

Trotta también aseguró este martes que la paritaria nacional docente generará las condiciones para “iniciar una recomposición” salarial “frente a la pérdida” que los trabajadores del sector tuvieron en la gestión de Mauricio Macri y por la pandemia, al tiempo que expresó su confianza en llegar a un consenso.

“Tenemos que hacer un esfuerzo todos, en un año en el que el salario docente debe iniciar su recomposición frente a la pérdida que tuvieron en la gestión de Mauricio Macri y por la pandemia, que generó un año económico muy difícil”, fue exactamente lo que afirmó en diálogo con Télam.

Este objetivo de recomposición de los salarios docentes tiene que ver con un horizonte de mejora gradual que es parte de la agenda del Gobierno nacional” para recuperar las condiciones sociales pero también para acelerar la recuperación económica”, agregó.

Destacó la voluntad de diálogo y la predisposición de los gremios docentes, que encontró tras su recorrida por 23 provincias argentinas como parte de su agenda federal que este miércoles se completará con su visita a La Pampa.

Es que diálogo entre el titular de la cartera educativa y los sindicatos docentes ya había comenzado de manera informal con varios encuentros donde se tantearon las diferentes posiciones, en un contexto signado por la incertidumbre por el retorno a la presencialidad en las escuelas de todo el país y la eficacia de los protocolos sanitarios.

Finalmente, la ronda oficial de discusión iniciará con las chicas y chicos en las aulas, y con algunos conflictos en marcha. Tal es el caso de Ademys en la Ciudad de Buenos Aires, que ratificó un paro de 72 horas, y el caso de los docentes en Chubut, que reclaman salarios atrasados.

Por otro lado, asumió que si bien cada gremio plantea “su agenda, sus protocolos y su vacunación prioritaria”, existe la paritaria nacional en la que se discuten salarios y condiciones de trabajo para todo el país que sirve para “encauzar” los diálogos con los docentes de las distintas jurisdicciones.

“Queremos volver a dar una señal de claridad de que pretendemos que la paritaria nacional docente sea una herramienta para encauzar los debates pendientes en algunas jurisdicciones”, expresó.

“En algunas provincias el vínculo está desgastado. En esas jurisdicciones, en particular intentaremos acercarnos a las partes, pero en todos los casos, nada se resuelve no yendo a la escuela”, expandió.

“Algunas provincias ya alcanzaron acuerdos salariales, otras aún están discutiendo”, sostuvo, posteriormente en una entrevista con la señal TN, y dijo que para esos casos en los que no se alcanzaron acuerdos, su cartera asume el rol de ayudar a buscar una solución porque si se pierden horas de clases por un conflicto, los que se perjudican “son los chicos”.

“Hay competencias que son de las provincias. Nosotros pretendemos encauzar las conversaciones para que haya un acuerdo y asumimos la responsabilidad cuando no hay acuerdo para que las partes se sienten y lo busquen”, completó.

A su vez, recordó en ese marco que el Gobierno de Alberto Fernández es el que “reinstitucionalizó la paritaria nacional docente” y que ya se firmaron “cuatro paritarias con los maestros”.

Entretanto, subrayó que el regreso a la presencialidad será “cuidado” en todas las escuelas del país, tanto para alumnos como para docentes.

Esta modalidad de regreso a clase está en sintonía con la preocupación que expresan los gremios, como la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) que pidió que el inicio del ciclo lectivo 2021 “sea regreso cuidad y gradual” en el que los alumnos estén “protegidos y seguros en las aulas” y los docentes “con condiciones de trabajo dignas” y todos en “edificios seguros”.

Mientras tanto, hay un abrazo contra la vuelta a clases en el ministerio de Educación porteño.

Con un abrazo al ministerio de Educación porteño, la comunidad educativa de la Villa 31 denunció que la vuelta a la presencialidad en sus escuelas se hizo “sin diálogo con las familias ni los docentes”.

La principal preocupación es que el gobierno porteño no se acercó a implementar los protocolos de cuidado en las aulas, donde faltan insumos e información.

Las protesta en el Ministerio, cortesía de Página 12.

“Tenemos un sólo termómetro para la toda la escuela. Por falta de espacio, decidimos separar a los chicos en grupos. Vamos tener que alternarlos, combinar clases presenciales con trabajos prácticos, pero no nos mandaron los cuadernillos para que se lleven a sus casas. Es ilógico que nos falte algo tan básico cuando hace un mes que están anunciando que hoy empezaban las clases”, planteó Claudia Ritrobatto, profesora de matemáticas y delegada de UTE en el secundario del Polo Educativo Mugica.

Al mismo tiempo, en la escuela primaria vecina no tenía jabón para todos los baños. Entre las madres y padres del barrio de Retiro, el más castigado por los contagios en el inicio de la pandemia, hubo señales de falta de confianza: de 60 chicos debían comenzar a cursar el primer año del secundario, un inicio que suele estar rodeado de expectativa, se presentaron apenas 11.

En el Polo Educativo del barrio Mugica están todos los niveles educativos, del jardín de infantes al secundario. La semana pasada, sus docentes y directivos armaron comisiones y estuvieron midiendo las aulas y chequeando sus posibilidades de ventilación.

“Aplicando el distanciamiento entre bancos entran ocho alumnos por aula”, detalló Walter Larrea, maestro del nivel primario. Contó que en la villa viven 10.500 chicos, que se reparten entre otras escuelas cercanas o se ven obligados a viajar. Producto de los reclamos del barrio, en los años recientes se han construido escuelas como la suya, pero la falta de vacantes sigue siendo un problema grave.

Durante el 2020 padres, alumnos y docentes pidieron, sin respuesta, computadoras y conectividad al gobierno porteño. Este fue otro de los motivos del abrazo. “Venimos de un año muy difícil. Con el comité de crisis estuvimos pidiéndole al ministerio dispositivos para que los chicos pudieran estudiar”, dijo.

“Reclamamos que por favor pusieran antenas, porque son muy pocas las familias que pueden pagar un wifi. tuvimos muchas reuniones con el gobierno de la Ciudad. No respondieron el pedido de computadoras, luego nos pasaron un 0-800 para pedir equipos en comodato, finalmente sólo entregaron 3 o 4. Tampoco hubo solución a los pedidos de conectividad, sólo promesas incumplidas de la Secretaría de integración. Los docentes tuvimos que salir a buscar donaciones de celulares para nuestros alumnos”, añadió Larrea.

Como parte de la protesta, los integrantes de la comunidad educativa dejaron una carta en la cartera de Soledad Acuña. “Todavía estamos esperando que le den al ministerio de Educación nacional la lista de los 6.500 estudiantes sin conexión para que accedan a computadoras. Evidentemente, a la ministra nunca le preocupó el problema de la brecha digital. Y su única respuesta fue el pedido de abrir las escuelas en un contexto de pico de contagios”, sostiene el texto.

Paulina Vera, maestra del nivel primario, enumeró a Página12 faltantes de insumos básicos: “Las clases arrancaron sin jabón ni toallas de papel para todos los baños. Mandaron 8 kits de protección cuando trabajan en el lugar 70 personas. La escuela está inundada desde el 8 de febrero y no vino nadie todavía a reparar las filtraciones”.

ambién fue parte del reclamo a la Ciudad que organice un plan de vacunación para sus maestros y auxiliares. “Vemos que en la provincia de Buenos Aires ya empezaron a vacunar a docentes con patologías preexistentes. En CABA ni siquiera hay un registro donde podamos inscribirnos, o un cronograma para saber en qué orden van a vacunar. Eso nos genera mucha preocupación”, señaló Flor Diasprotti, docente de la escuela media.

Hasta ahora el ministerio de Salud porteño se ha negado a abrir una página para inscribir a los docentes que quieren vacunarse con el argumento de que los envíos de vacunas son limitados y no tienen seguridad sobre su provisión.

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *