Argentina ingresó formalmente a la Ruta de la Seda

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Hoy se publicó en el Boletín Oficial el memorándum firmado el 4 de febrero entre Argentina y China. Cooperación, obras de infraestructura y prestamos de reservas y DEGs.

Comenzó a regir hoy el memorándum de entendimiento entre la Argentina y China, a través del cual el país ingresó a la Franja y la Ruta de la Seda del Siglo XXI. En el Boletín Oficial, con la firma del director de Tratados del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Santiago Vazquez Montenegro, se publicó el memorándum firmado el 4 de febrero entre el canciller argentino Santiago Cafiero y He Lifeng, Presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de la República Popular China.

La iniciativa china para estimular el flujo del comercio y las inversiones que ya tienen más de 140 países adheridos en todo el mundo. Entre los diferentes acuerdos que componen el ingreso a la Ruta de la Seda, la Nación se garantiza el financiamiento para inversiones y obras por más de 23.700 millones de dólares. El acuerdo sellado en febrero formó parte de la gira del presidente Alberto Fernández por el gigante asiático.

Qué es la Nueva Ruta de la Seda: claves del megaproyecto chino al que se  sumó Argentina - Unidiversidad - sitio de noticias UNCUYO
Foto: Unidiversidad

En el anexo del memorándum se señalan los alcances del acuerdo de cooperación. En el artículo I, se establece que las partes “trabajarán de manera conjunta en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta a fin de “reforzar la promoción de acciones que fortalezcan, innoven y diversifiquen la relación económica con resultados concretos para promover el comercio bilateral en materia de bienes y servicios, buscando asegurar un flujo comercial continuo, así como el avance en las negociaciones sanitarias y fitosanitarias” y “concretar inversiones para el sector productivo y para el desarrollo de capacidades tecnológicas incluyendo aquellas orientadas a la demanda externa de ambos países”.

Del mismo modo, se alentará “un proceso equilibrado hacia una transición energética desarrollando cooperación flexible y de diversas formas en las energías limpias”. Se señala el compromiso de “apoyar a la República Argentina en su objetivo de mejorar su capacidad y diversidad exportadora, en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, para lo cual las Partes se dedicarán a realizar acciones conjuntas para tal fin”

De esta manera, se insta a establecer “un marco de cooperación económica abierto, inclusivo y equilibrado, que contribuya al desarrollo sostenible en sus tres campos: económico, social y ambiental, en línea con la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible, sin dejar a nadie atrás”.

El memorándum tiene en su artículo II las áreas de cooperación de los dos países. Allí se establecen que las partes “impulsarán proyectos de cooperación en infraestructura de conectividad en áreas de interés mutuo, tales como rutas, ferrocarriles, puentes, aviación civil, puertos, energía y telecomunicaciones, entre otras”.

“Las Partes aumentarán las inversiones y el flujo de comercio a nivel bilateral; continuarán profundizando las inversiones, el comercio y la cooperación industrial y fortalecerán la cooperación en el marco del comercio electrónico de la Ruta de la Seda”, afirma el inciso III del artículo 2.

Y agrega: “En el ámbito multilateral fortalecerán el sistema de comercio multilateral basado en el derecho internacional, con centro en la Organización Mundial del Comercio; alentarán a sus empresas a construir zonas de cooperación industrial y económico-comercial conforme con sus leyes y legislaciones nacionales efectivas”. Por último, se establece que el memorándum estará en “vigor por un plazo de tres (3) años” y se “renovará automáticamente por períodos iguales de tres (3) años, salvo que una de las Partes lo dé por terminado cursando notificación escrita a la otra con una antelación mínima de tres (3) meses”.

Argentina ingresó formalmente a la Ruta de la Seda: ¿qué va a cambiar desde ahora?
Foto: El Destape

El inciso IV del artículo 2 señala dos de los principales puntos para la Argentina en materia de comercio y divisas. Se establece que que se alentará a las “respectivas instituciones financieras” de ambos paises “a ofrecer apoyo a inversiones y financiamiento y servicios financieros mutuamente beneficiosos de acuerdo con los principios de mercado, para la cooperación en materia de infraestructura, capacidad productiva, inversiones y comercio”.

En cuanto a las divisas propias, se señala que se incentivará “el uso de las monedas nacionales en las inversiones y en el comercio en función de las necesidades, fortalecerán los intercambios y la cooperación entre sus entidades regulatorias financieras y monetarias y promoverán el establecimiento mutuo de instituciones financieras en ambos países, incluido la continua cooperación en el marco del SWAP bilateral de monedas, y posible transferencias de Derechos Especiales de Giro en la plataforma del Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

El SWAP es el préstamo de reservas por parte de China al que apeló Argentina en varias oportunidades y que el Gobierno chino aceptó ampliar en 3000 millones de dólares. La posibilidad de la cesión de DEGs representaría una inyección de fondos que el estado argentino requiere, ante los próximos pagos que le debe hacer al FMI.

Los inciciso VI y VII establecen que las partes promoveran la cooperación en “materia de comercio y agricultura” y “discutirán sobre posibilidades de reforzar la producción y las exportaciones bilaterales mediante las compras gubernamentales”.

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.