Biden promulgó la ley anti-inflación

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Se trata de una iniciativa demócrata que contiene un paquete fiscal, sanitario y ambiental.

El presidente estadounidense, Joe Biden, promulgó este martes la Ley para la Reducción de la Inflación, que calificó como “una de las más importantes de la historia” del país y que buscará garantizar “la equidad” entre los ciudadanos, tras las duras consecuencias económicas de la pandemia de covid-19. “No se trata solo del hoy, se trata del mañana. Se trata de brindar progreso y prosperidad a las familias estadounidenses, de mostrar a los estadounidenses que la democracia todavía funciona en Estados Unidos, a pesar de todo lo que se habla de su desaparición”, apuntó Biden en un acto en la Casa Blanca.

En Twitter el presidente de Estados Unidos celebró: “La Ley de Reducción de la Inflación ayudará a ahorrar dinero en medicamentos recetados, reducirá las primas de atención médica, reducirá los costos de energía, tomará medidas agresivas contra el clima y hará que las grandes corporaciones paguen su parte justa en impuestos. Lo hicimos”.

Este es uno de los proyectos estrella del presidente, que durante las próximas semanas realizará una gira por el país para explicar las ventajas de la ley, que busca, entre otros asuntos, la reducción de la inflación, en plena escalada de precios por la pandemia y la guerra de Ucrania.

Además, el 6 de septiembre organizará un evento para celebrar la promulgación de esta ambicioso paquete fiscal, sanitario y ambiental, aprobado el 12 de agosto por el Congreso, con el que Biden pretende fortalecerse frente a la opinión pública ante los comicios de medio mandato que se celebrarán en noviembre.

La Ley de Reducción de la Inflación contempla más de 400.000 millones de dólares en nuevas inversiones, casi todas centradas en dar un impulso a la industria de la energía verde en el país y a reducir las emisiones de gases contaminantes.

Supondrá la mayor inversión pública contra la crisis climática en la historia de Estados Unidos. Sus partidarios estiman que servirá para reducir en un 40 % las emisiones contaminantes del país de aquí a 2030.

Para financiarlo, los demócratas proponen un impuesto mínimo del 15 por ciento a las compañías con beneficios superiores a los 1.000 millones de dólares, y reforzar la agencia de recaudación de impuestos para hacer más difícil evitar pagos, entre otras cosas.

Además, el plan permitiría que Medicare, un programa de cobertura sanitaria para las personas mayores de 65 años, pueda negociar los precios de las medicinas recetadas. La Casa Blanca espera que esto reduzca los precios de los medicamentos y ayude en parte a reducir las presiones de la elevada inflación.

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.