Bombas de “falsa bandera: Complot para incriminar al MAS y anular las elecciones

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Documentos entregados al medio inglés Morning Star confirman que paramilitares de extrema derecha con vínculos con el ejército están haciendo planes de contingencia para prevenir una victoria del Movimiento al Socialismo de Evo Morales.

Fuerzas de extrema derecha vinculadas al régimen golpista boliviano están considerando montar bombas de “falsa bandera” para incriminar al Movimiento al Socialismo (MAS) y anular las elecciones que el partido va a ganar, sugieren documentos vistos por Morning Star.

Los documentos dicen que las amenazas de bomba podrían apuntar a hoteles donde se alojarán observadores internacionales de las elecciones presidenciales.

La información transmitida al Star desde el interior de Bolivia perfila cinco escenarios que podrían llevarse a cabo con el objetivo de evitar que el MAS vuelva al poder en las elecciones del 18 de octubre.

La votación se llevará a cabo casi un año después de las últimas elecciones del país, en las que el líder del MAS, Evo Morales, obtuvo una victoria en la primera ronda, pero el ejército ordenó su destitución tras protestas de la derecha.

Las fuentes dicen que los paramilitares “de orientación nacionalista de derecha y ultraderecha” han estado trabajando durante un mes para recopilar información sobre los hoteles donde se alojarán los observadores electorales internacionales, incluyendo detalles de cómo acceder, para poder ubicar bombas que “dejan huellas que incriminan al MAS” si se les da luz verde.

“Hay más de un indicio de que los ministros … han estado sembrando condiciones para ‘falsos positivos’”, dicen las fuentes, señalando cómo las autoridades culparon al MAS de bombardear antenas de telecomunicaciones en El Chapare y Santa Cruz en junio y julio, y cómo acusaron el partido de preparación de acciones guerrilleras en agosto luego de denunciar la incautación policial de 126.000 armas de fuego calibre 22 en la ciudad de Cochabamba.

Se dice que a los oficiales militares retirados se les asignaron tareas que incluyen colocar artefactos explosivos en hoteles para ser descubiertos, “dar a conocer las noticias mortales … de tres países diferentes como un hecho investigado” y coordinar las reacciones a las noticias de los atentados con bombas con grupos paramilitares en Cochabamba y las ciudades de Santa Cruz y La Paz.

El objetivo del pánico por las bombas sería “generar una demanda masiva de suspensión o anulación de elecciones”, permitiendo otro aplazamiento prolongado, esta vez sobre la base de que la supuesta violencia del MAS impide la realización de un voto libre y justo.

Las elecciones prometidas se han retrasado dos veces desde el golpe militar de noviembre.

Esto podría dar lugar a una serie de reacciones, incluido el cierre de la Asamblea Legislativa Nacional, que conserva la mayoría del MAS en ambas cámaras, y la instalación de un gobierno militar de emergencia.

El posible escenario de “bandera falsa” es solo una de las contingencias que se pueden alinear para asegurar que el MAS no regrese al gobierno.

El partido podría ser descalificado de cara a las elecciones por el Tribunal Supremo Electoral, ya que el candidato presidencial del MAS, Luis Arce, está acusado de infringir las reglas electorales al comentar las encuestas durante un período en el que se aplican restricciones, una acusación que el MAS niega. La próxima semana se emitirá un fallo al respecto.

Aunque las fuentes dicen que esta es la opción preferida tanto por las fuerzas de extrema derecha como por las de “derecha liberal” en Bolivia, “la pregunta es si la corte se atreverá a cancelar el estatus legal del MAS cuando la campaña ya está en su punto más intenso. . “

Sin embargo, “la reacción previsible de los movimientos sociales” en tal evento podría ser utilizada para justificar las represalias de la derecha y una mayor persecución del MAS y sus partidarios, dicen las fuentes.

El régimen de la presidenta Jeanine Anez ha desatado una violencia repetida contra los partidarios del MAS desde que Morales fue expulsado del poder, incluidas masacres de manifestantes en las ciudades de Sacaba y Senkata tras el golpe.

Otras opciones incluyen la movilización de fuerzas de derecha para disputar la veracidad del resultado si el MAS gana en la primera vuelta, como sucedió en octubre del año pasado.

En este caso, la actitud de Carlos Mesa, el expresidente que quedó en segundo lugar detrás de Morales el año pasado y que las encuestas sugieren que terminará en segundo lugar nuevamente este año, podría ser crucial para socavar o reforzar la credibilidad de un segundo golpe de Estado. .

Los activistas solidarios de Bolivia dijeron que la amenaza de un intento de descarrilar o anular las elecciones de este mes era muy real.

“Estas revelaciones explosivas confirman la preocupación internacional de que el régimen golpista en Bolivia hará todo lo posible para evitar que se celebren elecciones libres y justas”, dijo un portavoz de Amigos de Bolivia al Star.

“Debemos solidarizarnos con el MAS y todos los que luchan por la democracia y la justicia social en Bolivia”.

La activista boliviana de derechos indígenas aymara Miriam Amancay Colque dijo que el ministro del Interior, Arturo Murillo, se encontraba en Estados Unidos reuniéndose con Luis Almagro, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA) y el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Las afirmaciones “completamente falsas” de la OEA de que la elección de Morales el año pasado fue fraudulenta han sido calificadas de “la base del golpe” por el economista estadounidense Mark Weisbrot.

“Creo firmemente que [Murillo] está recibiendo más instrucciones de la administración Trump”, dijo Colque al Star.

“Según las encuestas, el MAS ocupa el primer lugar. Entonces, la oposición los usará, inventará o enmarcará con cualquier cosa, como ha estado haciendo con los miembros del MAS que actualmente están en la cárcel por acusaciones inventadas. Quieren prohibir el MAS ”.

La Sra. Colque dijo que había advertido durante mucho tiempo sobre la posibilidad de “acciones militares” para evitar que los socialistas regresaran al poder en Bolivia.

Se ha contactado a la embajada de Bolivia para hacer comentarios.

Fuente: MorningStarOnline

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook