El rol de las naciones americanas en el nuevo entramado del mundo multipolar

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

En su columna de cada viernes, el politólogo Osvaldo Cuesta analizó la confección de un mundo multipolar con mayor participación de Europa y Asia en la toma de decisiones. Frente a esta situación y teniendo en cuenta el debilitamiento del dólar, planteó la posibilidad de crear una moneda americana que permita la comercialización entre los países de América del Sur

Por Osvaldo Cuesta

Edición: Diego Adur

Estamos frente a un nuevo mundo, un mundo multipolar. La guerra estratégica entre Ucrania y Rusia, las intervenciones de China y las fluctuaciones en el dólar, donde el propio FMI ha admitido que la moneda estadounidense está pasando situaciones conflictivas, dieron paso a una gran partida de ajedrez mundial, donde la jugada de uno repercute en la respuesta del otro.

Es evidente que desde el punto de vista militar, si Putin hubiera decidido avanzar fuertemente sobre Ucrania lo habría resuelto en 5 o 6 días. Para evitar mayor cantidad de bajas civiles tuvo que ir con pinzas en su estrategia militar. Hoy en día se habla de un tipo de acuerdo; que Rusia comienza a retirar sus tropas y dejar de hacer fuego. Se va de Ucrania, pero piensa quedarse con la parte más rica, con el Donbass. Esa fue la jugada pensada por Putin.

En el medio de toda esta situación surgió la respuesta de Occidente respecto de cuartar el sistema SWIFT, el sistema por el cual los países manejan sus cuestiones bancarias. A Rusia la cortaron por todos lados, al punto que ni siquiera la dejan jugar el mundial. Sin embargo, Europa necesita de la energía de Rusia. Rusia exige pagos en rublos, la moneda rusa, y no en dólares, y en bancos rusos. Si no lo hacen no les vende la energía. Se empieza a gestar ese mundo multipolar. En el mundo hay dos dirigentes muy inteligentes desde el punto de vista de la estrategia geopolítica, Putin y Xi Jinping. Esa parte del mundo se distancia de Occidente y el eje pasa a ser Euroasiático con China, Rusia, Pakistán, India, Irán, Turquía. La hegemonía del dólar va perdiendo fuerza. Estos países empiezan a hacer una especie de clearing entre ellos de las distintas monedas.

Ante este panorama debemos preguntarnos qué hacemos nosotros, un continente americano que tiene energía y alimentos. Tiene la materia gris para empezar a desarrollarse. Tenemos pueblos dispersos desde hace años porque históricamente se llevó a cabo una planificación para que no se unieran. Abogamos por gobiernos que se parezcan a sus pueblos. Desde la política es difícil ponerse de acuerdo en cuestiones generales. Hoy se propone una moneda americana. Sin bien es algo que ya se ha hablado, es un momento interesante para plantear este tipo de discusiones. No es fácil porque hay muchos desequilibrios en los valores de las monedas de los distintos países sudamericanos, pero sirve para confrontar con esas ideas que hablan de dolarización. La experiencia del Euro nos dice que se limita la soberanía de los países que no pueden tener políticas económicas, por ejemplo Grecia. Pero sí podría pensarse para comerciar lo que nosotros necesitamos para nuestros propios países en nuestras propias monedas y pararnos frente a este mundo multipolar desde ese lugar. Si vamos de uno a uno, como han querido siempre, perdemos. Es uno de los temas que hay que empezar a discutir. Hay que pensar en estrategias más allá de la coyuntura. Trabajando la cuestión productiva y la mirada estratégica desde nuestra América podemos pensar en tener mejores condiciones para todos nuestros habitantes.

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook