Sergio Massa presentó el proyecto para subir el tope de Ganancias a 150 mil pesos

Más de un millón de trabajadores y jubilados se verían beneficiados, ya que dejarían de ser alcanzados por el tributo si se aprueba la iniciativa.

Por intermedio de la cabeza del Frente Renovador, el Gobierno impulsa un proyecto de ley para que más del 60% de los contribuyentes pasen a estar exentos del impuesto a las Ganancias.

El objetivo es elevar el piso del gravamen a 150 mil pesos de remuneración por mes, con el fin de generar un alivio en el sector trabajador e iniciar el camino de un esquema progresivo en el que sólo lo pagarían Ganancias el 10% de los contribuyentes con mayores ingresos y las jubilaciones de privilegio.

“Debemos tener un sistema tributario más progresivo. Hoy paga más en proporción a su ingreso de ganancias una enfermera o un barrendero que una empresa minera o un bingo”, indicó Sergio Massa.

De esta manera, solo se verían afectados los jubilados que superen los ocho haberes mínimos garantizados, que actualmente serían $152.280.

La proposición solo aguarda por el aval del Congreso al cual se adentró el 5 de febrero, y de aprobarse el 63,47 por ciento de los contribuyentes dejarían de pagar el impuesto. Para fines del año 2020, el tributo afectaba a unas 2,3 millones de personas.

Según explicó el presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, el Gobierno procura que el 2021 sea el año de una recuperación económica más incisiva para la revitalización que la pandemia, no solo no dejó tener, sino que canceló. Entonces, ante el escenario adverso, la transformación de Ganancias es un punto profundo para suavizar el bolsillo de la clase media trabajadora. . “Sacarle este impuesto a más de 1 millón 250 mil personas es mejorarles la capacidad de compra y recuperar el ingreso”, explayó Massa.

La iniciativa también busca una marcada mejora en el mercado interno, afectado por las consecuencias económicas que arraigó la pandemia del coronavirus, puesto que quienes se beneficiaran serán los que destinan la mayor parte de sus ingresos al consumo, es decir, trabajadores y jubilados. Por eso el proyecto está orientado a “administrar el esfuerzo fiscal, orientándolo a los que destinan mayor parte de sus ingresos al consumo”, según palabras del quien puso la firma para el impulso.

La cantidad de trabajadores a lo largo del país que dejarían de pagar serían: 178 mil (58%) de la industria manufacturera; 133 mil (65%) del transporte, logística y almacenamiento; casi 106 mil (74%) de comercio mayorista y minorista; 48 mil (46%) del sector financiero y casi 27 mil (54%) del rubro de la construcción.

En su carácter federal, el beneficio alcanzaría a trabajadores y jubilados de todo el territorio, destacándose los casos de la provincia de Buenos Aires (569 mil empleados y jubilados dejarían de pagar el impuesto), la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (157 mil), Córdoba (103 mil), Santa Fe (98 mil) y Tucumán (30 mil).

Comparte esta publicación