Uruguay pidió ingresar al Acuerdo Transpacífico

Lo anunció el presidente Lacalle Pou luego que los Gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay le advirtieran que podrían “adoptar las medidas para defender sus intereses en los ámbitos jurídico y comercial”.

La advertencia de los Gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay no funcionó. Apenas horas después de que los tres socios del Mercosur le aclararan al cuarto miembro, Uruguay, que podrían “adoptar las medidas para defender sus intereses en los ámbitos jurídico y comercial”, el presidente Luis Lacalle Pou anunció que había avanzado y pedido el ingreso formal al Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), una plataforma de libre comercio e integración regional incompatible con los compromisos asumidos por la unión aduanera del Mercosur.

Foto: STV

“El ministro de Relaciones Exteriores Francisco Bustillo acaba de presentar formalmente en Nueva Zelanda la solicitud de ingreso al CPTPP. Más oportunidades para nuestro país y nuestra gente. Un Uruguay abierto al mundo. Confiamos en los uruguayos y todo su potencial”, tuiteó Lacalle Pou anoche, cuando en Argentina aún se celebraba el pase a octavos de final en Qatar.

Ya unas horas antes, Lacalle Pou le había bajado el tono al comunicado tripartito de sus socios del Mercosur, dejó entrever su malestar con los dos grandes del bloque -Brasil y Argentina- y hasta había bromeado con la tensión que se está generando de cara a la cumbre de presidentes de la organización regional el próximo lunes y martes en Montevideo.

“Nos sentimos en todo nuestro derecho de hacerlo, así como entendemos -aunque no compartimos- el reclamo de los tres países. Hemos sido muy frontales en el mano a mano, en las reuniones del Mercosur y tenemos una la semana que viene, que va a estar entretenida…porque nos asiste el derecho internacional, nos asisten hechos recientes de decisiones que no son tomadas por consenso, por ejemplo, la primera baja de aranceles, acordada entre Brasil y Argentina. Y la segunda, Uruguay participa de una baja de aranceles, además de un acuerdo muy bueno que se hizo para beneficiar los productos de zona franca de nuestro país cuando pueden ser exportados al país del Norte”.

Con la decisión tomada de Uruguay, ahora la incógnita es si Argentina, Brasil y Paraguay cumplirán con su advertencia, lo que sería una acción inédita dentro del Mercosur.

El miércoles a la mañana, las Cancillerías de los tres países lanzaron a exactamente la misma hora un comunicado breve y claro en el que plantaban su posición: “Ante las acciones del Gobierno uruguayo con miras a la negociación individual de acuerdos comerciales con dimensión arancelaria, y teniendo en cuenta la posible presentación, por parte de la República Oriental del Uruguay, de un periodo de adhesión al Tratado (…) Transpacífico, los coordinadores nacionales de Argentina, Brasil, y Paraguay (…) se reservan el derecho de adoptar las medidas para defender sus intereses en los ámbitos jurídico y comercial.”

El enfrentamiento no nació ayer, sin embargo. Las diferencias sobre el tema se vienen acrecentando desde la llegada de Luis Lacalle Pou a la Presidencia uruguaya y quedaron expuestas en la cumbre virtual de marzo de 2021: “Obviamente que el Mercosur pesa, obviamente que su producción pesa en el concierto internacional, lo que no debe y no puede ser es que sea un lastre. No estamos dispuestos a que sea un corset del que nuestro país no pueda moverse”, dijo entonces el uruguayo. 

Fue Alberto Fernández quien, en esa ocasión, respondió con la advertencia de que “una carga es algo que hace que a uno lo tiren de un barco y lo más fácil es bajarse del barco si la carga pesa mucho”. La idea uruguaya de avanzar en TLC nunca tuvo eco en los restantes países del bloque, pero este año se avanzó en una rebaja del Arancel Común.

Si bien Lacalle Pou y su canciller se han referido públicamente a la necesidad de “flexibilizar” y anunciaron la búsqueda de acuerdos bilaterales, esas iniciativas nunca fueron formalmente planteadas dentro de la institucionalidad del Mercosur. De hecho, y ante las críticas recibidas, Bustillo llegó a decir -en la última cumbre realizada en Paraguay- que su país no acepta “que se ponga en duda” la voluntad de integración en el bloque regional pero redobló la apuesta diciendo que “negociará junto a sus socios o individualmente” con terceros países.

Fuentes diplomáticas recordaron que, de hecho, el artículo 1° del Tratado de Asunción -el que funda y constituye el Mercosur- es taxativo en la obligación de establecer un arancel externo común y la adopción de una política comercial común con relación a terceros Estados o agrupaciones de Estado.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *