Denuncian que escuelas porteñas fueron obligadas a abrir pese a tener casos de Covid

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) denunció el día de ayer la obligación de apertura que le fue impuesta a varias escuelas, pese a tener casos positivos de coronavirus.

La principal vocera en la denuncia fue la secretaria de nivel inicial del gremio, María José Gutiérrez, afirmó que en más de dos escuelas de la capital hay casos confirmados, y que el Gobierno porteño negó esa información a las familias.

“Hubo escuelas con casos de Covid confirmado que las obligaron a abrir igual, y más en el nivel inicial”, aseguró la secretaria en declaraciones al Destape Radio, y expandió: “Hay por lo menos dos escuelas con casos de Covid positivo. Le dijeron a los padres que eran mentira los rumores que se corrían de que había maestras con Covid, no lo quisieron decir”.

Asimismo, dijo que a esta situación se suma el hecho de que “hay amenazas de retirar las vacantes para los padres que no envían a los chicos al colegio, cuando sabemos lo que cuesta en el nivel inicial conseguir una vacante”.

“También hubo casos de escuelas -continuó- que no abrieron porque no llegaron los insumos. En otros casos, sobre todo en la zona sur de la Ciudad, hubo pocos chicos porque los papás tienen miedo. En zonas como Parque Patricios, Soldati o Lugano las burbujas eran de tres o cuatro chicos”, continuó.

El conflicto surge en medio de las discusiones acerca de si la ciudad estaba preparada para la reapertura de escuelas y la vuelta a clases, con incontables denuncias en el medio acerca de que muchos colegios no recibían los aportes necesarios en cuanto a higiene, elementos sanitarios, entre otras tantas cosas, como para llevar a cabo los protocolos adecuados para tantos alumnos.

Incluso, no ha sido vacunada la totalidad de los docentes, escenario que podría haberse dado aguardando tan solo unos pocos días más sin que empeore nada, pero la impaciencia y el alimentar ciertas demandas, parecieron decidir.

En la semana en que volvieron las clases, se han visto imágenes y acusaciones por no controlar el protocolo prometido, por ejemplo con aglomeraciones evitables.

Imagen de la entrada al Colegio Nacional Mariano Moreno, Rivadavia al 3600, Almagro.

La representante sindical remarcó que UTE “estará acompañando a las familias y haremos amparos para que no se concrete esta amenaza de recortar vacantes”.

Gutiérrez también cuestionó las afirmaciones de la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña, quien ayer afirmó que la presencialidad en el primer día de vuelta a clases en el distrito fue del 90 por ciento: “En el nivel inicial no fue así, eso te lo puedo asegurar. Hubo sectores donde los padres deciden no mandar a los chicos. Están esperando ver qué sucede”, concluyó.

Mientras tanto, el Jefe de Gobierno enunció que el regreso a clases fue un éxito y que tuvo una asistencia casi incuestionable, sin ahorrar ninguna instancia mediática para un comienzo de clases presenciales que se adelantó al de la gran mayoría de las provincias.

Luego del primer día, Rodriguez Larreta organizó una conferencia de prense donde dijo que “se cumplieron rigurosamente los protocolos”. Declaración que UTE salió a desmentir: “El regreso a la presencialidad en la Ciudad de Buenos Aires estuvo marcado por la desorganización, las aglomeraciones que se repitieron en numerosas escuelas de la Ciudad, y la falta de insumos suficientes para hacer frente a la pandemia en los edificios escolares”, resaltó el gremio.

Según detallaron distintos sindicatos, la falta de insumos y agua no permitió la apertura de algunas escuelas a pesar de ciertas presiones para que abran, y otras tampoco abrieron por casos positivos de Covid.

Larreta fue temprano a la Escuela N° 9 D.E. 9 sin convocar a la prensa como venía haciendo, simplemente enviando posteriormente su foto y su relato de lo ocurrido. Allí se mostró en la puerta de un aula con estudiantes y agradeció “a los docentes por estar nuevamente frente al aula y a las familias por el esfuerzo”.

Cabe destacar que si los docentes decidían no asistir, el día se les era descontado, y que si las familias no enviaban a sus hijos al colegio corrían con la amenaza de perder la vacante, como detalló una madre en televisión, y como luego explayó María José Giménez.

El mensaje de Larreta en su cuenta de Twitter.

Luego, en la conferencia de prensa secundado por Diego Santilli, la ministra de Educación, Soledad Acuña, y el de Salud, Fernán Quirós, celebró: “Llegó el día, casi 400 mil chicos volvieron a la educación presencial. Fue una enorme emoción para mí. Se veía en los chicos, por más que tenían el tapabocas, en los ojos la alegría”.

“Estábamos convencidos en la necesidad de que vuelvan a las clases en forma presencial y, por supuesto, en forma cuidada. Tanto en la escuela que yo visité como en otras se cumplieron rigurosamente los protocolos, amplió.

Ya llevamos 12 mil docentes testeados. Hubo 88 casos que dieron positivo. Hay 8500 que ya tienen turno”, agregó.

Por su parte, Acuña allí sostuvo: “”Hoy es un gran día. Estamos muy contentos. Todo el día estuvo teñido por el color de la emoción. Hoy abrieron sus puertas el cien por ciento de las escuelas de la Ciudad”.

“El presentismo de los estudiantes estuvo en un 89 por ciento” afirmó, adjetivando el paro de Ademys como “insignificante”.

Sobre la realidad de las escuelas, que aplicaron distintos esquemas de presencialidad y virtualidad, dijo poco: “Algunas propuestas no terminan de ser lo que nos gustaría”, fue la admisión de que no están todas las escuelas con todos los estudiantes, todos los días. “Algunas hicieron propuestas de alternancia (algunos días, sí; algunos días, no). Nosotros queremos que vayan todos los días y esto va a pasar”, remarcó Acuña.

“Quizás en algún momento un grupo tendrá que restringir la presencialidad porque hay algún contagio. Quizás en algún momento tengamos que restringir toda la presencialidad, pero vamos a volver”, indicó la ministra. “El año pasado no estudiaron los que quisieron. Estudiaron los que pudieron”, aseguró, sin responsabilizarse por no haber asegurado la conectividad a esos que “no pudieron”. Ignorando, incluso, fallos judiciales.

Denuncia de una madre por la amenaza de pérdida de vacante.

“Larreta y Acuña incumplieron su protocolo en la primera jornada de clases presenciales”, advirtió UTE-Ctera en un informe tras un relevamiento de las escuelas durante el primer día. Entre otras cosas, encontraron que por casos de Covid no abrieron dos primarias (la 8 y la 6 del Distrito Escolar 20). Tampoco el jardín 2 del Distrito Escolar 5, por un caso de Covid de un docente. El jardín maternal 7 del Distrito Escolar 6 no abrió por falta de insumos. Lo mismo le ocurrió a la escuela 12 del Distrito Escolar 19 y a la Especial 34.

Otro jardín del Distrito Escolar 4 no abrió porque las salas están inhabilitadas por falta de ventilación. El Normal 5 no abrió por falta de agua. En la escuela 23 del Distrito Escolar 20 no abrieron dado que el edificio no fue finalizado. Lo están esperando hace dos años.

Desde el Grupo “Padres autoconvocados por el regreso seguro a la escuela” observaron que, por ser un comienzo escalonado, hay escuelas en las que alcanzaron los espacios en el primer día, pero esto no está garantizado cuando se sumen el resto de los niveles, la semana próxima.

En tanto, la secretaria general de Ademys, Mariana Scayola, indicó a Página 12 : “En el marco de una jornada de paro de 72 horas, tenemos que señalar lo que fueron las imágenes del uso del transporte público: las colas en las principales estaciones y en las paradas de colectivo. Es un alerta de algo que venimos señalando y exigiendo: una flota de micros para que se puedan trasladar sin usar el transporte público. El Gobierno porteño solo se dedicó a pegar cartelería donde señalan que somos prioritarios para subir. Esto no resuelve la saturación del sistema de transporte”.

“La jornada se inicia con un 30 por ciento de los grupos. A lo que se le suma el paro. Han sido pocas escuelas las que han iniciado. Además de eso, nos consta que muchas familias al ver que no había condiciones, no mandaron los chicos a las escuelas”, advirtió la dirigente gremial. “Seguimos viendo falta de elementos de protección para los docentes y falta de elementos de higiene, obras que no se hicieron y, por lo tanto, aulas que no tienen la ventilación” denunció.

“Hoy se dio un contagio confirmado en una escuela donde la conducción quedó aislada a partir de un caso positivo”, alertó Scayola, sobre el Comercial 21 del Distrito Escolar 11.

La secretaria general de Ademys consideró finalmente que “el Gobierno porteño debió reconocer que el protocolo era impracticable y que la apertura de todas las escuelas y de todos los grados iba a traer problemas. Por lo tanto, lo que hubo fue una apertura parcial”.

En este marco, presidente Alberto Fernández se reunió ayer por la tarde, en su despacho de la Casa Rosada, con el secretario General de la Central de Trabajadores de la Argentina, Hugo Yasky; el secretario General del Suteba (Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de Buenos Aires), Roberto Baradel, y la secretaria General de la CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación), Sonia Alesso.

Compartí en tus redes
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *